Superposición del sitio

Archivos

Blog

10 octubre: Día Mundial de la Salud Mental. 


¿Has pensado alguna vez en la importancia de las palabras? 


Tanto para comunicarnos con otras personas como con nosotras mismas, puede suponer una gran diferencia el lenguaje que utilizamos. 


Puede empoderarnos o puede limitarnos. 

Puede ayudarnos a vernos capaces o puede frenarnos. 

Puede suponer dirigirnos hacia lo que queremos que nos pase o alejarnos de ello.


¿Cómo puede suponer cambios tan relevantes? 


El científico japonés Masaru Emoto fotografió a través del microscopio durante más de diez años cristales de hielo y descubrió que la formación de estos cristales variaba según factores diversos. 


Como parte de su investigación, decidió estudiar el impacto de las palabras en el agua y pudo comprobar cómo la vibración de aquellas amables, por ejemplo “gracias”, genera cristales bien formados en contraposición de las palabras destructivas, que difícilmente generaban algún cristal.


También estudio la influencia de diferentes tipos de música. La formación de cristales variaba considerablemente entre aquellos estilos que más contrastan.


Si los seres humanos nos componemos en un 70% de agua en la vida adulta, como fetos el porcentaje es de un 99% y al nacer un 90%, ¿imaginas entonces la gran influencia que tiene sobre las personas lo que nos llega por vibración? 


¿Qué te dices a ti misma durante el embarazo? 


Pueden aflorar miedos derivados de experiencias propias o incluso familiares y también de creencias. Estos miedos nos mandan mensajes que pueden tener que ver con el dolor, la inseguridad o la incapacidad.


¿Cómo transformarlos?


En este Día Mundial de la Salud Mental te invito a realizar algunas transformaciones en los mensajes que te envías para vivir esta etapa desde la calma y el empoderamiento.


En primer lugar te propongo un pequeño cambio: sustituir las frases con la palabra “no” por otras emitidas en positivo. Es decir, en lugar de señalar lo que “no” queremos, vamos a expresar lo que nos gustaría. De esta forma, nuestro cerebro capta mucho mejor el mensaje que queremos transmitir.


Identifica aquellos mensajes que sientes que te bloquean y cámbialos por afirmaciones positivas. 


Para terminar, siéntelo y repítelo cada día hasta que acabes transformando las creencias limitantes en todo lo contrario.


Algunos de estos nuevos aprendizajes llegan como parte de la formación en @partopositivo con @hipnoparto y, por supuesto, yo también los aplico a mi vida. 


Tengo delante algunos post- it con afirmaciones positivas que venían de pensamientos relacionados con miedos, dudas y ansiedad. 


En mi caso tienen que ver con cumplir con mi propósito: acompañarte durante tu embarazo con música y próximamente también con hipnoparto y así verte transformarte en madre con respeto, tranquilidad, disfrute, apoyo, cuidado y fuerza.


Las próximas semanas los leeré, sentiré, creeré y crearé.

Blog

Ir al contenido